¡¡¡COMO DESEAS PAGAR!!!

CON PAYPAL O TRANSFERENCIA BANCARIA TELEFONOS: +34635574330
MAIL: siriustienda@yahoo.es

EL TAROT CON ALEJANDRO JODOROWSKY...


La Gente Se Enamora De Un Nombre O De Una Profesión Que Les Recuerda A Los Del Padre O La Madre…
Alejandro Jodorowsky: Veamos el caso de una bailarina amiga mía.
Tuvo una hija con un hombre que lleva el mismo nombre de pila que el padre de ella.
Esto es ya muy significativo.
¡Pero resulta, además, que la bailarina se llamaba igual que la madre del amante!
Si, después de esto, se atreven a negar que cada uno buscaba en el otro, respectivamente, a su padre y su madre… Impactante, ¿no?
Siendo aún niña, esta bailarina se quedó sola con su madre, totalmente apartada del padre.
No sólo tuvo que encontrar posteriormente a un hombre que se llamara como su padre, sino que también se las ingenió para que éste la abandonara y desapareciera, a fin de que su hija tuviera una infancia parecida a la de ella.
Por supuesto que todo esto no fue urdido conscientemente por ella; se trata de una estrategia inconsciente y, no obstante, de lo más burda.
Cuando empezó a darse cuenta de los daños causados, vino a verme para pedirme que le prescribiera un acto que le permitiera perdonar a su padre y vencer así su odio hacia los hombres.
Le rogué que me dijera en qué momento su padre había roto toda relación con ella.
“Poco después de mi primera regla”, me respondió.
Es frecuente que un padre se aparte de su hija cuando ésta se hace mujer.
Le parece haber perdido a la niña que sentaba en sus rodillas y le duele tener que renunciar a cierta forma de intimidad, de contacto.
Después le pregunté dónde estaba enterrado su padre y le propuse que fuera a su tumba.
“Allí le dije: lo más cerca posible del cadáver enterrarás un algodón empapado en tu sangre menstrual y un tarro de miel”.
Miel, para instilar dulzura, para señalar que no se trata de un acto agresivo, sino de una aproximación amorosa, de un intento de comunicación.
Es un ejemplo de acto psicomágico muy sencillo que permite reactivar una relación cortada brutalmente y, al mismo tiempo, proseguir una evolución emotiva interrumpida traumáticamente.
Aunque adulta, la mujer seguía en el estadio de la adolescente que tuvo que afrontar sus primeras reglas y la separación de su padre.
Con Una Sola Carta Del Tarot: 
¿Cuáles Son Mis Límites?
Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa explican en “La vía del Tarot” (ed. Siruela) otro nuevo ejercicio:
Una carta puede ser también indicadora de nuestras dificultades en cada centro: intelectual, emocional, sexual-creativo y material.
Para eso:
A) Se saca una carta eligiendo aplicarla a un centro particular.
Por ejemplo:
Tirada: El Emperador (IIII)
Mis límites intelectuales:
Respuesta: El racionalismo obtuso me encierra, rechazo todo lo que no es “cuadrado”.
Mis límites en lo emocional:
Respuesta a una consultante: Soy demasiado maculina, o estoy demasiado marcada por el amor hacia mi padre y soy incapaz de dejar sitio para nadie más.
Respuesta a un consultante: Tengo demasiada autoridad y no tengo suficiente indulgencia. No conozco la vía del corazón.
Mis límites sexuales-creativos:
Respuesta: Mi sexualidad o mi creatividad es rutinaria, repetitiva. ¿No estaré aburriéndome?
Mis límites materiales o corporales:
Respuesta: Me niego a invertir o a crecer. Mi cuerpo sigue todavía bajo la influencia del padre, y mi vida material no conoce la noción de inversión.
B) También se puede aplicar sucesivamente una carta a todos los centros.
Por ejemplo:
Mis límites intelectuales:
Tirada: El Loco.
Respuesta: Mi problema es que no tengo límites. Me esparzo. Necesitaría adoptar una posición más racional, acotar mi pensamiento.
Tirada: La Justicia (VIII)
Respuesta: Mi límite es la rigidez. No considero la posibilidad de que un punto de vista…, una forma de pensamiento, pueda superar lo que conozco hoy.
Tirada: La Emperatriz (III)
Respuesta: Me entrego a la ensoñación, corro el riesgo de caer en el fanatismo. ¡Mi intelecto es demasiado romántico!
Mis límites en lo emocional:
Tirada: El Diablo (XV)
Respuesta: Soy demasiado posesivo (o posesiva)
Tirada: La Rueda de la Fortuna (X)
Respuesta: Tengo dificultad en plantearme una nueva relación, quizá deba acabar de cerrar un ciclo, o aceptar considerarlo como cerrado.
Mis límites sexuales o creativos:
Tirada: El carro (VII)
Respuesta a una consultante: padezco “donjuanismo” aun siendo mujer…
¿No seré una ninfómana reprimida? ¿O tengo la loca idea de que para crear hace falta ser hombre?
Respuesta a un consultante: El deseo de conquista va por delante del deseo propiamente dicho. Debería saber distinguir entre cantidad y cantidad…
Un artista: El deseo de reconocimiento se antepone al placer creativo.
Tirada: La Justicia (VIII)
Respuesta: Una figura maternal me impide llegar a la creatividad. Quizá mi deseo sexual se limite al deseo de tener un hijo.
Tirada: La Templanza (XIIII)
Respuesta: Me tomo por un ángel, rechazando la fuerza de mi libido.
Mis límites materiales o corporales
Tirada: La Papisa (II)
Respuesta: No me muevo lo suficiente
Tirada: El Ermitaño (VIIII)
Respuesta: Vivo como un hombre fatalmente viejo, solo y pobre. No tengo el concepto de abundancia.